LO ARÁCNIDO
Y otros textos

Fernand Deligny

Traducción Sebastián Puente
ISBN 978-987-3831-07-2
Primera edición noviembre de 2013
288 páginas

Cuando escribe Lo Arácnido, Fernand Deligny (1903-1996) ya ha sido maestro en escuelas especiales que reciben niños inadaptados de las periferias de París, ya ha “educado” también en el hospital psiquiátrico de Armèntieres y luego en Lille, donde requisa edificios abandonados durante la 2° Guerra y arma una red de ayuda mutua entre obreros, delincuentes y miembros de la Resistencia, ya ha sido invitado por Jean Oury y Félix Guattari a la clínica La Borde y ya se ha ido, incómodo con los grupos, el diagnóstico, y el psicoanálisis, y hace 15 años que es el referente de una red de acogida de niños autistas en una zona rural de las Cevenas. Insiste en decirse “poeta y etólogo”. En lo cual no hay ningún preciosismo, sino una alianza necesaria: explorar el autismo exige enfrentar la entente universal del lenguaje y la figura humana.
Bajo esta insignia está escrito Lo Arácnido, un ensayo poético que en su errancia por la filosofía, la biología, la historia, y la autobiografía, va engulléndose la trama de la figura humana (la conciencia de ser, la voluntad de querer, el proyecto pensado, la libertad), para ir hilvanando las líneas de un modo de ser humano arrojado fuera de la historia pero persistente: arácnidas son las redes de acogida, las redes de espionaje, y las de disidentes, las líneas de la mano y las “líneas de errancia” de los niños autistas, arácnidos son los trazos de las manos infantiles y aborígenes.
Lo Arácnido va acompañado de fotografías, de reproducciones de mapas de las “líneas de errancia”, y de una recopilación de ensayos breves de la misma época en la que diversos temas (los partidos, la guerra, el sexo, los intelectuales, etc.) son abordados siempre desde ese lugar ahí, el de la cercanía con niños autistas, señalando los límites para un tratamiento del autismo desde “las buenas intenciones”, el discurso jurídico-político, y en particular el psicoanálisis.

Charla de presentación del libro en Córdoba (17/3/2016)

CNL

Venta Online

Adquirí Lo arácnido y otros textos de Fernand Deligny y todos nuestros títulos en hasta 12 cuotas con Mercado Pago y recibí tu pedido en cualquier lugar de la Argentina o retiralo en CABA por Caballito.

ENVÍO GRATUITO EN CABA: Comprando 3 o más títulos, el envío es gratis. Podés incluir libros de nuestro catálogo y también del catálogo de Caja Negra Editora  para completar los 3 libros. Los podés combinar como quieras y los adquirís en las webs de las respectivas editoriales.

ENVÍO GRATUITO: Comprando 5 o más títulos, el envío es gratis. Podés incluir libros de nuestro catálogo y también del catálogo de Caja Negra Editora  para completar los 5 libros. Los podés combinar como quieras y los adquirís en las webs de las respectivas editoriales.

ACERCA DEL AUTOR

Fernand Deligny nació en Bregues en 1913. Hizo algunos cursos de filosofía y psicología en la universidad sin obtener ningún título. En esa misma época comenzó su trabajo en el hospital psiquiátrico de Armentières y entró a las juventudes del Partido Comunista, con el cual mantendrá toda su vida una relación de fidelidad inorgánica. Fue movilizado en el contexto de la guerra entre 1939 y 1940.
En 1945 publicó Semilla de crápula y se convirtió en director pedagógico del Centro de Observación y Selección de Lille, dirigido a jóvenes delincuentes, donde implementó un formato de puertas abiertas, reclutó instructores sin diploma entre obreros y desocupados del barrio e impulsó talleres remunerados para los internos, entre otras prácticas, que le valieron un prematuro cierre. Esta experiencia es narrada en Los vagabundos eficaces, de 1947. En 1948 trabajó con Henri Wallon en su laboratorio de psicología del niño en París, donde tendrá su origen La Grande Cordée, una red experimental de acogida y aprendizaje para adolescentes.
En la década del 50 se alejó progresivamente de todo lo que asemejara a una institución oficial. En los 60 conoció a Jean Oury y Félix Guattari y se instaló en la clínica La Borde, donde filmó El menor gesto. De allí partió en 1967 hacia la zona rural de Monoblet a vivir con niños autistas. Esta nueva red de acogida dio lugar a los textos reunidos en Los niños y el silencio, Lo arácnido y otros textos, y al documental Ese pibe, ahí. 

Murió en Monoblet en 1996.