You are currently viewing Brindis propiciatorio

Brindis propiciatorio

BRINDIS PROPICIATORIO

Palabras de bienvenida a cargo de Gonzalo Aguirre en ocasión de la publicación de Sobre Proust, de Pierre Klossowski, con postfacio de Gustavo Simona

Ser generoso es diluirse.
(H. M. Andrade)*

 

 

CONVOCACIÓN inicial

Somos aquí en expresión editorial propiciando un re-nacimiento de la percepción evocativa y lumínica a través del arte del brindis, de su elocuencia no retorizada sellada con choques de copas que no estén al servicio de un mojón fijo e histórico cualquiera (Dios, Nación, Humanidad, Registros de Nacimiento, etc.), sino en correspondencia con una claridad que sea conmemoración de oscuridad**.

EVOCACIÓN

Se han reunido aquí, en Cactus, Marcel Proust y Pierre Klossowski y Luc Lagarde y Gustavo Simona, en un juego de los tiempos que se pierden y se recuperan y se vuelven a perder entretejiéndose. Cada aniversario, y en especial los 150 años de un nacer de Marcel, nos pone sobre la pista de la imposibilidad biográfica y la potencia biografemática y conceptual de la anécdota. En ese sentido, surge de este libro un haz espectrológico que, a fuerza de prosa del pensamiento, recoge ese envite y sigue esa pista…

REVOCACIÓN

… irradiando la potencia de unas vidas cuyo alcance brinda protección contra “la descortesía ingenua”, contra “la inadvertencia formada”, contra la conmemoración histórica de mojones separados del trance de su ocurrencia expresiva que fomenta el anquilosamiento individualizador de las subjetivaciones en curso.

INVOCACIÓN

Al compuesto cáctico brotando en estos tiempos pandémicos que propician el retorno de la pregunta “¿qué es la Ilustración?” (o mejor: pero entonces, ¿qué diantres era la Ilustración?), le dedicamos este brindis invocando al “dios de los lugares de paso y de las cosas de olvido” y a Macedonio F. como el artesano feliz de las dedicatorias orales y de los mono-tonos entusiastas.

VOCACIÓN

Queremos “sensibilizar mutuamente trayectos y devenires” y fomentar una lectura y una atención no exentas de cortesía cruel, que habiliten un espacio posliterario y un tempo transdiscursivo o, con el decir de Edgar Garavito, una zona transcursiva que relance las potencias jurisprudenciales de un pensamiento ultra-pragmático, tributario de un empirismo radical para el que “lo individual” sea apenas una fase más del proceso de individuación de este gran puchero cósmico.

(DES)CONVOCACIÓN final

Vocacionar más sería retroceder. Vocacionar menos sería entrar en los cálculos utilitarios que desencantan todo brindis.
Las piezas de este escrito ya están echadas.
Ahora le toca a Usted, leyente, pasar página.
¡Vaya este brindis a la gran salud de la todo-lectura que comienza!

 

 


* Radiografías de la luz, Miríadas, Santa Fe, 1967.

**  “El gesto más discreto y delicado para hacer entender a los dioses qué es lo irreversible, la plaga de todos los hombres, es la libación: echar al suelo un líquido noble, perderlo para siempre. Era un gesto de homenaje: el reconocimiento de la presencia y del privilegio de un invisible. Pero también era otra cosa: un intento de conversación. Igual que decir a los dioses: hagamos lo que hiciéramos, nosotros somos este líquido derramado” (Calasso, Las bodas de Cadmo y Harmonía, pp. 264-5).

Títulos relacionados